Blogia

Caminante, no hay camino...

Problemas de pareja: mi pareja me ha dejado por no hacer las catequesis con los Kikos

Hola amigos,

Les adjunto algunos de los comentarios encontrados en este enlace:

http://miraquepasa.blogia.com/2004/042904-los-kikos-una-autentica-secta-en-el-seno-de-la-iglesia.-29-04-04-em-.-escrito-po.php#200404290420081209175416

relacionados con:

-Personas (algunas cristianas) no pertenecientes al Camino Neocatecumenal, dejadas por sus parejas por no hacer las catequesis;

-Personas que han tenido problemas por tener alguna relación con alguna persona no perteneciente al Camino Neocatecumenal.

Saludos y gracias a todos por sus testimonios.


Autor: pedro
Os comento,tengo una novia la cual esta dentro de estas llamadas (comunidades),me comento q si keria segruir cn ella, tenia q entrar dentro y viendo los comentarios q hay sobre ellos me lo estoy replanteando el seguir cn ella,¿q podria hacer para q ella saliera?ayudadme porfavor!!!!! escribidme a mi correo.gracias. pecuac@hotmail.com

Fecha: 16/09/2007 05:36.


Autor: sanisan
Hola a todos!
Mi novio es neocatumeno, desde pequeñito, y sus padres estan muy introducidos en el camino. Son catequistas, y todo ese rollo.Yo no estoy a favor de ello, pero si puedo decir que sus padres, algun vez han intentado que vaya a alguna catequesis y he asistido a una boda y un funeral. Si creo que es bastante radical, por llamarlo de alguna, en cuanto a su amor hacia el cristianismo, que no es tanto en creyentes como yo por ejemplo.Mi novio, está pensando si seguir o no, porque sabe que se debe dedicar mucho tiempo a ello, y si yo no le "ayudo" a seguir en ello, ya que pued ocupar tanto tiempo de su vida que sienta que quiere dejarlo en algun momento.
No se si pensar a favor o en contra, simplemente, nadie obliga a nadie a meterse alli,ni nada parecido, o al menos es mi circunstancia personal. Yo estoy acostumbrada a ver a mis cuñados ocupar sus tardes en catequesis, palabras...aunque tengan que estudiar...

Fecha: 30/01/2008 11:54.

Autor: V
Sanisan, me gustaría poder hablar contigo por msn si puediera ser. Mi novia está también metida en todo esto, y aunque ha tenido sus rachas, ahora parece que está más dentro que nunca, la verdad es que a mi todo esto del camino no me gusta nada. Creo que es un grupo exclusivista que considera su verdad como la única verdad posible y que piensa que a Dios sólo se le puede experimentar en la comunidad y en el sufrimiento, en fin, no me quiero enrollar, por favor, te agradecería que pudiéramos contactar de alguna manera. Gracias

Fecha: 30/01/2008 21:28.


Autor: V
A Carlos Díaz Rojas, estás totalmente captado [...]. Al menos no todas las personas del camino son como tú (eso espero), siento desilusionarte a ti y a todos los kikos radicales. Pero te diré varias cosas:

1-Las relaciones prematrimoniales son bien vistas por Dios siempre que sean fruto del amor entre dos personas (sí, personas del mismo o distinto sexo). Dios no puede estar en contra de actos que son promovidos por el amor más puro.

2-El sexo es malo sólo cuando cosifica a la otra persona, cuando se utiliza de manera hedonista, sólo por mero placer. El sexo tiene dos funciones, la reproducción y expresar amor. El sexo es el punto más álgido de la expresión del amor hacia otra persona, si llegas virgen al matrimonio, no has amado a tu pareja de verdad hasta el matrimonio, Dios no nos privaría de eso.

3-A Dios no sólo se le encuentra en la penitencia y el sufrimiento, también se le encuentra en la felicidad, en las cosas buenas de la gente, en el amor (con todo lo que conlleva...

4-Dios no decide cuantos hijos vas a tener, hay una cosa que se llama biología, puedes aprender mucho si la estudias.

5-Dios no es mago, no tiene capacidad para parar guerras ni matar gente (ni los que mueren de viejos), Dios nos dio la libertad con todas sus consecuencias. Lo único que puede darnos Dios es su fuerza(que no es poco) para superar las adversidades, para salir adelante y para saber afrontar los momentos difíciles. Ese es el auténtico significado de Dios, Dios no cambia las cosas a su antojo, no hay planes divinos ni nada similar. Dios está ahí, seguro, pero no está para hacer de genio de la lámpara, sino para darnos fuerza y ayudarnos.

6-No es necesaria la figura del sacerdote para que Dios te perdone los "pecados", si has hecho algo malo y te arrepientes de corazón, Dios instantaneamente te perdona. Una persona que no ha recibido la extrema unción no tiene menos números para entrar en "el cielo".

7-El camino debería llamarse "un camino", puesto que no es el único, hay más maneras de encontrarse con Dios que son tan válidas como la vuestra, los que creemos en Dios de una manera diferente no necesitamos vuestra compasión ni que recéis por nosotros.

8-La frase "Sólo Dios basta" no significa ser un sumiso comemierda que hará todo lo que le digan sin rechistar y que no se preocupará ante la adversidad porque "Dios proveerá", mira tío si tienes más hijos que Ramsés, te aseguro que o tienes un curro cojonudo o tus hijos van a pasar un poquito de hambre. La frase "sólo Dios basta" significa que con la fuerza que te da Dios y la fe se pueden mover montañas, pero hace falta tu voluntad (sabes que significa esa palabra??), No somos las marionetas de Dios en un macabro juego, tenemos independencia y Dios sólo puede servirnos de guía, pero no de titiritero.

9-Fui estas navidades a un belén viviente que montaron en la parroquia de mi novia, quedé acojonado por el panfleto en lo que se convirtió. Catequistas aspirantes a convertirse en burdas copias de su ÍDOLO Jesucristo, que hablan a los niños como si fueran abuelos. Reyes magos que dieron un discurso de media hora acerca de la religión, la fe, la oración, y todo en plan muy abstracto en vez de decirles que tenían que ser buenos en casa, comerse toda la comida o no pelearse con sus hermanos, les decían que si veían a sus padres que no rezaban que les obligaran (lo juro).

10-Dios es bueno, Dios no rompe parejas como rompe el camino, he visto parejas que se rompen porque uno de los miembros no era del camino, gente cuya vida social se ha resentido porque tenía parroquia los lunes, miércoles, viernes y sábado, gente que se niega a reconocer que ha perdido su libertad, incapaz de ver que Dios es algo más grande, que hay más formas de conocer a Dios que dentro de cuatro paredes contándose experiencias con sus "hermanos" y rezando de rodillas (jamás me arrodillaría ante Dios porque creo que él no lo permitiría que nadie lo hiciera).
Abrid un poco los ojos, no seais tan cerriles, se puede encontrar a Dios en más partes y sentirlo con una intensidad igual o mayor. Estáis obzecados y teneis miedo de salir de vuestro cubículo porque parece ser que fuera de esas cuatro paredes es imposible encontrarse con Dios. Creo que leeis la Biblia como os da la gana, Dios está en los corazones de la gente buena, la gente que te quiere, la gente que te hace sentir bien sin maldad. Y esa gente no está toda aglutinada en grupos kikos, sino que está en todas partes, si lo sé, el camino te enseña a que tu vida sea más feliz con los demás (no solo otros kikos) y bla bla bla bla... probad para variar una cosa, intentad encontraros con Dios fuera de la Iglesia, en un abrazo de un amigo, en un momento de ocio charlando con tu padre, preparando un regalo de cumpleaños para tu novia, o después de hacer el amor con ella. Si lo conseguís habréis evolucionado bastante.

Saludos y perdonad el rollo

Fecha: 30/01/2008 21:55.


Autor: sanisan
Hola V! siento no haberme metido en mucho tiempo por aquí pero he estado muy liada. Claro que podemos hablar y cuando quieras, sobre este tema. Yo al principio estaba echa un lío o preocupada como tú. Envíame un email a la siguiente dirección: argonzalez@lycos.es
Espero tu email. Un saludito!!!

Fecha: 07/04/2008 18:57.


Autor: Bemeta
Buenas, os cuento mi experiencia personal. Actualmente, tengo pareja, y tanto la familia de mi novia y mi novia, son KIKOS. Pues bien...al cabo de los meses, mi novia me decía que si quería seguir con ella, tendría que entrar en donde estaba metida ella. Yo rotundamente me negué, ya que soy ateo... Al final de tanto hablar y discutir, simplemente me dijo que con que fuera a las Catequesis de iniciación, ya era suficiente. Como la quería y la quiero, pues lo hice, por ella fuí a las catequesis y ver en primera persona que era "eso", eso que tanto me quejaba y no me gustaba. Eran unas 20 catequesis que había que acudir martes y jueves. Desde el primer momento, tenía claro que en ningún momento se me iba a pasar por la cabeza el entrar a ese "grupo", pero asistí a las catequesis por mi novia. Bien...una vez dentro de las catequesis, los catequistas hablan hablan y hablan diciendo que los que están dentro, son personas elegidas, felices y afortunados, y los que estabamos fuera, eramos unos desgraciaos, infelices y demás palabrerio barato ( más de una vez tuve que callarme la boca por no dejar mal a mi novia..por ella). Sinceramente, se pasan todas las catequesis intentando convencerte de que si no estás dentro, eres un desgraciado...si, claramente es eso, desgraciado e infeliz, sin un sentido en tú vida.Que si dios hacía milagros, que si dios salvaba a las personas de los pecados etc etc... (eso sí, cuando pasaba algo bueno, era milagro de Dios, pero cuando pasa algo malo...era el destino... jajaja, no tienen argumentos ninguno esta gente).
Me daba mucha pena oir estas cosas, ya que yo sin tener que creer en algo imaginario, soy más feliz que todos ellos juntos, mi vida tiene un sentido, y es vivirla día a día con mi familia, mi pareja, las cosas que me sientan bien, etc etc...y no llendo a misa día si y día también para rezar (eso es la felicidad)...venga ya!!!Yo no tengo que rendir culto a nada imaginario.

POR FAVOR, NO OS METAIS EN ESO, INTENTAN COMEROS EL COCO, Y LA FELICIDAD DE UNA PERSONA, NO CONSISTE EN ENCERRARSE EN UNA IGLESIA DÍA SÍ Y DÍA TAMBIÉN A REZAR. LA FELICIDAD DE UNA PERSONA ES HACER TODO LO QUE TE SIENTE BIEN Y ESTAR CON LOS TUYOS, NO ESTAR CON UNOS CHALADOS QUE PIENSAN QUE CUANDO MUERAN, VAN A IR "AL HOTEL 6ESTRELLAS CON DIOS".

Si alguien le gustaría intercambiar experiencias, que me envíe un email:
bravewar@hotmail.com

Fecha: 20/04/2008 04:07.


Autor: J
Bueno en mi caso la historia es otra, mi exnovia es de camino, siempre respete su decisión de pertenecer a camino, pero al tiempo de salir juntos comenzó una continua presión por que fuera a las catequesis, el año pasado fui a algunas, pero decidí que no eran para mi y continúe con mi relación normalmente, o eso creí, este año al acercarse agosto y época de nuevas catequesis comenzó todo de nuevo……… pero decidí que no quería ir, ya que no me sentía a gusto con ello, sin embargo jamás critique su fe o nada por el estilo, ni nunca busque que abandonara ello, por que considero que cuando se quiere a alguien se le quiere por lo que es y no por lo que uno desearía que fuese………

Mi exnovia fue a Australia a las jornadas de la juventud, pensé que eso era fenomenal por la oportunidad, la veía muy feliz por ello y me alegre mucho, pero entre tanto me llamaba desde Sidney constantemente para que me uniera a camino pero en un todo mucho mas radical, podrán imaginar mi confusión pues no podía entender ese cambio tan radical de un momento a otro…….

Finalmente dos días después de que llego, rompió conmigo, ya que según ella dios no estaba presente en mi vida y no era importante,…… pero no es así, simplemente era diferente, pensaba diferente eso era todo, acaso en este mundo todos no somos diferentes de alguna manera ¿???, hay razas, religiones, culturas que se yo…… simplemente creo que le estorbaba, no lo se lo único que puedo pensar es lo mucho que la extraño, pero tal vez simplemente el amor no era suficiente, pero aun así siempre la querré así como era sin cambiarla, lastima que me quisiera cambiar a mi.

Creo que la fe no debe ser motivos de diferencias, no se trata de si estas dentro o afuera, si eres de esta u otra fe, ya que no importa de cual cultura seas, todos sabemos lo que es la amistad, el amor, el bien el mal, el dolor la felicidad, algunos creen en dios otros no, eso no los hace ser mejores o peores simplemente DIFERENTES, y que triste seria este mundo donde todos pensáramos y actuásemos igual….

No lo creen????????

Fecha: 14/08/2008 03:26.

Autor: J
Al igual que muchos de ustedes he perdido en mi caso mi novia y algunos familiares en este nuevo catecumenado, es duro ver como al entrar en este movimiento el cual respeto pero no comprendo, se radicalizan en su fe y creencias alejando a sus seres queridos que no deseen ser parte del CNC, tildándonos de “católicos Light”.
Entiendo que vivamos en una época difícil, en la cual el ser humano es medido por sus logros y riquezas y no por sus valores, integridad o su fe, sea cual fuese su religión.
Pero creo firmemente que pensamientos tan absolutistas y radicales, no son la respuesta mas valida, en la búsqueda de “la verdad“en nuestras vidas.
Creo que esta “verdad” no pertenece solamente a un grupo en particular, nos pertenece a todos los seres que vivimos en este mundo, superando dificultades, alegrías, tristezas, cuando entendemos que las personas que nos rodean tienen una percepción diferente a la nuestra y viven su vida diferente a la nuestra, y tienen pensamientos diferentes a los nuestros, y entendemos el valor de su diferencia y como nos puede enriquecer nuestra propia existencia, entonces creo que nos acercaremos mas en la búsqueda de “la Verdad”.

Amigos del CNC, no se cierren al mundo que los rodea, nosotros los “católicos Light” en nuestra poca comprensión de la fe y nuestra ignorancia, tenemos experiencias e ideas igualmente validas para compartir.

Un saludo

J

Fecha: 14/10/2008 17:21.


Autor: julia granada
hola a todos,
despues de mis segundos escruitinios, yo tube que vender mi caballo(que era el mas bontio de toda grana y lo que yo mas querira ),porque dije que habia estado con un chico de fuera,y no lo habia dicho en una de las convivencias,dije tambien que me habia quedado con dos diezmos que me dio mi padre, mi catequista me dijo,que tendria que dar todo mi dinero,porque me estaba poseyendo,y el demonio habia entrado en mi,y si soltaba e ldinero el saldria(pero si se lo doy a ellos el diablo se hiria con ellos no?...),me pusieron de pie delante de mi comunidad y me expuso como ejemplo ante todos,mientras me hacia repetir que el demonio estaba en mi con un rosario en las manos y mirando al cielo,luego obligaban a todos los de mi comunidad a dar su opinion sobre mi,para humillarme.para finalizar me dejaron sola,el rsto de convivencia,y me llevaban solo "pan y agua" a mi habitacion,mis compañeras dormian en otras habitacioens.

Asi fueron mis segundos escrutinios y (hubo alguno peor)

Les di todo mi dinero,un dinero que tenia ahorrado desde hace años(abuelas,reyes,cumpleaños) para pagar una beca,al final no pude entrar en la universidad,mis padres me cogian a solas en el salon de mi casas,y me hablaban como si estuviese apunto de morir,o como si hubiese matado a alguien,mientras mis hermanos dormian.
Estube viendo a un psicologo a escondidas de mis padres,(con el dinero que me prestaba una amiga),yo no tenia un duro,aunque en aquella epoca trabaja en un Mc donnal,porque mis padres me negaron que siguiera estudiando,(por su santas voluntad)y "todo"el dinero nada de diezmos,lo tenia que entregar en mi casa,y mis padres lo llevaban a mi comunidad.

Me escape de mi casa,porque ya no aguantaba mas,y pase dos noches en la calle,hasta que una tita mia se entero,y me acogio en su casa,a escondidas de mi madre(que era su hermana,hasta que busque un trabajo,y me busque un piso,(gracias a mi tia por siempre).

Hoy en dia vivo junto a mi pareja en un pisito de alquiler muy xiquitito,pero para mi es un palacio,el se llama Juan,y me ha ayudado muxisimo,le quiero con toda mi alma,no tenemos mucho dinero,pero vivimos decentemente,el estudia oposiciones(a la vez que trabaja)y yo de estudiar me temo que me robaron la ilusion....

Solo pido segir como estoy,en mi hogar,con mi pareja,feliz,y con mis pequeñas ilusiones como todo el mundo.

gracias por escucharme,y por vuestro tiempo,un abrazo.

Fecha: 21/11/2008 19:32.

 

Autor: la.ciudad.blanca@gmail.com
A raiz de que mi novia me haya insistido en que haga las famosas catequesis, me puse a buscar en internet sobre el camino y los kikos, y encontré esta página, por eso me he mostrado tan interesado en lo que habeis escrito y por eso me he interesado en lo que había comentado Principio de vuestro fin.

Ahora más que hacer als dichosas catequesis, lo que quiero es que mi novia salga de ahi, por eso te preguntaba, si tu habias estado en los kikos y como habias salido.

Si no me lo quieres decir por aqui, siempre tienes mi email

Fecha: 09/12/2008 21:05.

Autor: J
Para la la.ciudad.blanca@gmail.com

lo tienes verdaderamente dificil, yo pase por esa situacion y todo termino mal, simplemente dile que no deseas ir a las catequesis y dependiendo de su reaccion sabras que tan radical es tu novia por que seguramente llegara el momento en que te dira que para ella DIOS esta primero que vuestra relacion, y te mandara a freir esparragos, pero existe la posibilidad de que lleguen a un acuerdo cosa que dudo mucho, por que te vendra con el comentario de que vuestra relacion no se puede entender fuera del camino, y luego te dira que nada de nada hasta el matrimonio, luego que debes estar abierto a la vida y tener cuantos hijos mande dios 10,12 etc y finalmente preparate para ser una pareja itinerante cuyo objeto es evangelizar, ahora me entiendes por que la cosa no es tan sencilla???’ y veras que tu caso no es ni sera el unico, tristemente sera una estadistica mas, dicho esto solo te puedo decir que si ella te quiere como eres entonces talvez tu relacion tenga futuro , pero si te intenta cambiar....... entonces no vale la pena.....por este motivo la decision es de ella y no tuya, esa es la cruel realidad, por que si insistes en que salga de alli, mas radical se convertira ......

j

Fecha: 09/12/2008 21:22.

Autor: azteca
hola "CIUDAD BLANCA" la verda es que tienes un problema en el que tienes que querer mucho a tu novia para sacarla de ahi.

tu novia esta metida en un secta muy peligrosa(independientemente de el caso del medico de fatima),son un grupo ultraradical religioso,que pasa incluso de la iglesia,"ellos son cristianos de 1ª" los demas son "cristianillos".

esta secta como todas busca el beneficio economico y lo hacen a traves de captar adeptos,los cuales suelen entrar porque tienen algun problema o son hijos de kikos, los cuales empiezan a catequizar a los 13 años y de los que se encargan de que no vean "el mundo exterior"para tenerlos simpre alli metiditos.

si has leido mas arriba abras visto como te "invitan" pero no te "obligan" a dar el diezmo a demas de en determindados momentos y escrutinios donde tienes que vender tus cosas y el que lo crea oportuno ceder sus propiedades. Mas arriba hay un "excrutinio" detallado por un forero que te puede ayudar a comprender etc...
Esto lo consiguen a traves de diversos procesos psicologicos,muy bien explicados arriba en el los comentarios "LA ZATANIZACION DE LA RAZON" y "EL FALSO FRANCISCANISMO DE LOS KIKOS",te reconmiendo que los leeas.

su principal argumento es que el papa le los ha bendecido y le ha echos unos estatutos,por lo tanto no es una secta. Si lees la informacion expuesta en el foro comprenderas como consiguieron que el papa lo firmara,saltandose a la torera todas las caracteristicas de secta que tiene el camino,que no se salta ni una y que viene a decir mas o menos:" yo me trago tu secta y tu me llenas las iglesias y me llenas las bolsillos del dinero de esta gente" por ahi arriba lo explican mejor que yo.

Es una secta egoista pues buscan SU SALVACION,y son capaces de hacer todo eso que dicen hay arriba,(echar hijos de casa y no mirarlos,prohibirles estar con tu novio si no entra,si no lo tienes que dejar o irte de casa,por su puesto ya no existes para tu familia ni para tus hermanos,a los que se prohibe que te vean,y que hasta que no echen dos dedos de luces te tratan como una mierda,amigos de toda la vida dejan de hablarte,y un largisimo etc,siempre con chantaje emocional y mucho dolor por medio...)

Las catequesis es el primer paso para domesticarte,lo hacen lentamente,tienes que seguir los "pasos" y si no haces lo que ellos te dicen,no los pasas.

ellos hacen lo que dicen sus catequistas,que a su vez hacen lo que les dice el responsable de las parroquias segun la zona,que a su vez hace lo que dice kiko. Estas personas "hablan con inspiracion divina"puesto que "dios" habla por su boca,por lo cual tienes que obedecer lo que ellos te dicen...en todo...

El responsable de malaga,por ejemplo,tiene 19 hijos,por supuesto no trabaja, y cada vez que viene por aqui,se lleva el maletero llenos de jamones,y una biblia llenas de billetes.

hay comentarios arriba muy buenos,que cuentan experiencias de es kikos con sus parejas y como presionan sus padres etc.

MI CONSEJO ES:
no se en que condiciones has conocido a tu novia,pero si has podido conocerla e incluso hacerte pareja suya,debe de tener alguna liberta,ella intenta meterte por una de dos:

1ª ella esta comida y cree realmente en la secta,con lo cual te quiere introducir para que TU tambien te salves.

2ª los padres la estan presionando para que entres,amenazandola con dejarte o echarla de la casa y creeme,la echan si no lo hacen. Incluso si tu entraras al camino y no le parecieras lo suficientemente bueno a los padres, tendria que dejarte,puesto que "los hijos deben obedecer a los padres",lo malo es que los padres ya sabemos a los que obedecen...

en el 1º caso,estar perdido,desiste porque es inutil.

en el 2º tienes alguna experanza:

-NUNCA le digas que se salga,dile que tu la aceptas como es ella(aunque odies al camino),y por su puesto que ella te respete a ti fuera sin entrar. tienes que hacer que ella solita se de cuenta de dodne esta,principalmente suele suceder porque los padres la ahogan hasta el punto que ella dice "esto no es normal" y por ahi si tienes suerte y se dan varias carambolas la puedes sacar.

todo depende del grado de comiera que tenga tu novia,y de lo extremistas de tus suegros.

espero haberte ayudado...y sobre todo paciencia.

un abrazo

Fecha: 09/12/2008 22:35.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Ni yonquis ni prostitutas: "Los kikos", artículo escrito por Rodolfo Serrano, 1-08-08

Artículo originalmente publicado aquí: http://rodolfoserrano.blogspot.com/2008/07/los-kikos.htm

Conocí a Kiko Argüello hace ya muchos años. En esos años en los que él cuenta que vivió en Palomeras Bajas, en Vallecas. Le he oído contar, como una proeza, que abandonó su casa y se fue a vivir a una chabola entre "gitanos, yonquis y prostitutas". Lo repite continuamente. El domingo lo dijo de nuevo en una entrevista o algo parecido en El País Semanal.

El problema es que en aquellos años de los que habla Kiko, en Vallecas, en Palomeras (Altas y Bajas) ni había yonquis ni había prostitutas. Quienes vivían en Vallecas eran emigrantes, gentes que habían venido de Andalucía Extremadura o Castilla a buscar una oportunidad a Madrid. Buena gente que se estableció en aquellas chabolas sin agua y comidas por la humedad.

Yo viví en Palomeras Bajas, a un tiro de piedra de Palomeras Altas, y puedo asegurar que no jamás ni prostitutas ni yonquis, entre otras cosas porque la droga aún no se había instalado en la sociedad española. Lo más, algún cigarrillo de grifa que quienes habían hecho la mili en África traía como recuerdo de su aventura. Y en cuanto a prostituas no digo que no hubiera, pero nuestro conocimiento se limitaba a las que andaban por el Cerro de la Plata, por Renfe, y que, posiblemente, eran mejores que cualquiera de nosotros.

Mis vecinos eran de Jaén, de Córdoba, de algún pueblo cercano a Madrid, que se ganaban la vida dejándosela en el andamio. El barrio era seguro y tranquilo y muchas veces he contado que mi hijo mayor se crió en la calle en cuanto aprendió a caminar, vigilado por todos los vecinos que tenían sus puertas abiertas durante todo el día.

Recuerdo las sábanas colgadas al sol, cruzando la calle, y las noches de verano en las que veíamos la tele por la ventana mientras tomábamos el fresco sentados en sillas y tumbonas a la puerta de las chabolas.

Iban por el barrio jóvenes universitarios de buenas familias que buscaban en el barrio razones para su rebeldía. Jóvenes que luego se marchaban, pero que, estoy seguro se llevaban siempre en su corazón una realidad diferente de la vida.

Kiko Argüello se ha construido una biografía más acorde con un pasado más épico, de sacrificio y santidad. Posiblemente a mis amigos de allí les dará igual lo que ahora diga Kiko y ni siquiera leerán unas declaraciones que sonrojan a quienes conocimos aquel barrio. Pero hay algo de insulto en sus palabras. Insultos a toda la buena gente que crió a sus hijos con esfuerzo, que rehizo su vida trabajando en la construcción, que todavía vive en las viviendas que sustituyeron progresivamente a las chabolas. No a las barracas, como se decía en El País. Nunca dijimos allí barracas, que es una expresión muy catalana y que jamás sirvió para definir las infraviviendas de Palomeras.

Kiko y Carmen Hernández, su compañera en ese movimiento cristiano, saben bien que no había yonquis ni prostitutas, Porque Carmen vivió en aquellos barrios, se movía en el mismo entorno que nosotros y era una monja moderna -o eso nos parecía- que trabajó con la gente de Palomeras. Posiblemente a ellos les venga mejor adornar ese pasado y hablar de un ambiente y un clima que nunca fue como lo cuentan ahora.

Kiko y Carmen vivieron como muchos en Vallecas, un barrio de emigrantes, de trabajadores de gente buena. No eran ni prostitutas ni yonquis, por mucho que a ellos les hubiera gustado que lo fueran para vestir un pasado de santidad.

Addenda. María del Sur me hace notar, y con razón, que se puede interpretar en alguna parte de esta entrada que a prostitutas y yonquis los considero antónimos de buena gente. Nada más lejos de mi pensamiento. Lo que quise significar, y no he sabido hacerlo probablemente, es que Kiko Argüello utiliza ambas expresiones para realzar su sacrificio al vivir entre este tipo de personas y precisamente dándoles ese aire de marginalidad y de gente turbia.
Sólo intenté dejar claro que en aquel barrio no vivían ni yonquis ni prostitutas por que no los había. Vivía buena gente trabajadora, tan buena gente como puede serlo un yonqui o una prostituta. Siento no haberlo sabido decir. En cualquier caso, prefiero no cambiar la entrada y dejarla con la poco afortunada primera redacción.

PARTICIPA: Tengo dudas / consejos... ¡Aquí me podéis contactar!

¡Bienvenido/a!

No eres el único / la única que tiene o ha tenido problemas con el Camino Neocatecumenal (CN). Somos muchos los que perdimos a todas nuestras amistades de dentro cuando decidimos salirnos, los que nos sentimos oprimidos por no poder aportar nuestro granito de arena con críticas constructivas al Camino, los que un buen día creímos tener falta de fe y terminamos dándonos cuenta de estar metidos en un movimiento con características de secta.

Como te digo, no eres el único / la única que, como Truman (Jim Carrey) en la película de El Show de Truman, rompe el cascarón que le encierra en un mundo imaginario y logra salir del mismo. O como Neo (Keanu Reeves) el protagonista de Matrix, quien logra descubrir que lo que él consideraba real no era real y, pese al duro reto que supone, decide descubrir por sí mismo cuál es la realidad y no ser una "bombilla generadora de calor" en una matriz (matrix) para quienes le alimentan mientras duerme plácidamente.

Bienvenido/a, has dado el primer paso. Cuestionarte las cosas. ¿Qué hay de malo en ello? Somos muchos/as los ex-kikos/as... Muchos/as hemos guardado silencio durante años, quizás por la vergüenza que supone admitir haber pertenecido a un movimiento tan sectáreo, quizás por no remover experiencias y sentimientos dolorosos. O quizás por considerar una pérdida de tiempo hablar sobre ello!!

Nada más lejos de la realidad, no es ninguna pérdida de tiempo. Os animo a:

  • Exkikos/as y personas que hayan tenido relación con el CN
  • Personas que estén sufriendo por causas relacionadas con el CN y tengan a su pareja dentro, o estén pensando en salirse, o etc, etc.


A todos os animo a dejar una dirección de email de contacto o, sencillamente, a escribir un breve mensaje, preguntando vuestras dudas, o exponiendo vuestros consejos, lo que queráis.

Al responder a este artículo, se os pedirá una dirección de email que no será publicada. Para quienes queráis especificar una dirección de contacto que puedan leer el resto de participantes del foro, incluidla en el cuerpo de vuestro mensaje. Por cierto, en este caso, no la incluyáis tal cual, para evitar correo no deseado. Si vuestra dirección es

nombre@hotmail.com (ASÍ NO!!)

no pongáis esto, sino

nombre arroba hotmail punto com (ASÍ SÍ!!)

Espero que surjan muchas inquietudes, consejos, contactos y buenas amistades!!

Un abrazo a todos/as!

Testimonio de Manuel

Comentario publicado originalmente aquí

Hace unas semanas descubrí este foro y viendo que nuestro amigo Nacho se esfuerza y consigue que no se desmadre demasiado, voy a exponer mi experiencia personal con el Neocatecumenado (NC), donde estuve integrado en una comunidad más de 10 años. Empezaré por lo positivo.

Me acerqué al NC buscando un sentido a mi vida y me enganchó, en el buen sentido, desde el primer momento (todavía recuerdo la catequesis del ciego de Jericó). En el NC aprendí a leer la Biblia y a descubrir a un Dios cercano en ella. La riqueza de acercarse a la Biblia en comunidad es incomparablemente mayor que hacerlo de forma individual, sin tampoco despreciar a ésta.

Aprendí a conocerme mejor y eso me ayudó a mirar a los demás con otros ojos, moderar el tono de mis críticas y fijarme especialmente en lo bueno que había en ellos.

Vivir la fe en comunidad, de una forma sencilla pero intensa, donde los hermanos tratan de ayudarse entre sí, aunque lógicamente sientas más afinidad por unos que por otros, es una gran experiencia de la que pude disfrutar.

Pude comprobar también como algunos matrimonios prácticamente rotos, se rehacían.

Cuando yo entré en el NC no había seminarios Redemptoris Mater ni se enviaba a las familias con un montón de hijos a “evangelizar” por el mundo ni se había construido el Domus de Galilea en el monte de las bienaventuranzas ni se hacían convivencias multitudinarias de jóvenes en las que en un clima de euforia colectiva éstos se “levantaban” para ir al seminario o a un convento. Incluso, dentro de la jerarquía de la Iglesia, al NC se le miraba con recelo. Está claro que todos evolucionamos en esta vida y el NC lo hizo perdiendo la sencillez que tenía en un principio a cambio de ganar peso y reconocimiento en el Vaticano.

Ahora expongo las cosas negativas que encontré y que a la postre fueron la causa de que me fuera.

1. Kiko es infalible. Nadie de dentro te lo dirá así, pero todos actúan como si lo fuera. Ninguna de sus opiniones se puede discutir (a lo mejor Carmen y Mario en la intimidad sí lo hacen).

2. Por extensión, los catequistas, en el ejercicio de su “ministerio” también lo son. Con haber “invocado” al Espíritu Santo antes de su intervención ya están a cubierto de lo que puedan decir. Si dicen alguna barbaridad, alegan que “el Señor cerrará los oídos de los hermanos” para que no la escuchen.

3. Si pretendes poner en duda la validez de lo dicho por Kiko o los catequistas, te podrán contestar: “Hermano, el Maligno te confunde, ten cuidado”; “Hermano, confía en los que van por delante”; “Hermano, tienes que crucificar la razón”.

4. Lo de “crucificar la razón” y “el que obecede no se equivoca” son dos de las mayores falacias del NC. Una cosa es aceptar el “misterio” en tu vida, es decir, no encontrar respuesta a todas las preguntas que nos hacemos, pero a pesar de ello, seguir adelante confiando en que algún día la encontraremos y otra cosa es que no te puedas preguntar nada por tu cuenta si no te lo ha dicho un catequista. Si Dios nos ha hecho seres racionales, será para que usemos la razón y no la tiremos a la primera papelera que encontremos. En cuanto a la obediencia ciega, si te dicen que te tires por un barranco y obedeces, a lo mejor no te equivocas, según ellos, pero el tortazo te lo llevas tú. En los Segundos Escrutinios, escuché consejos-imposiciones de los catequistas hacia algunos miembros de la comunidad que eran más que discutibles. Porque una cosa es ir por delante de ti en asuntos de fe y otra tener sentido común y saber de psicología, por más que digan que el mejor psicólogo es Jesucristo, cosa que no dudo, pero sí, la de que los catequistas se erijan en intérpretes únicos de su voluntad.

5. En el NC hay una obsesión con la sexualidad. Los matrimonios tienen que “Estar abiertos a la Vida”, es decir, no utilizar ningún método anticonceptivo. En todos los Pasos, los catequistas te lo preguntan. Si un embarazo fuera peligroso para la salud de la madre o ya no te caben más niños en la casa, la solución es la abstinencia o recurrir a métodos naturales de anticoncepción, es decir, jugar a la ruleta rusa, eso sí, confiando en Dios, que por otro lado te ha hecho un ser racional. La verdad que a veces se lo ponemos difícil. Y los novios lo tienen crudo, en una de las convivencias a las que asistí, un catequista de zona (los que tenían contacto directo con Kiko) que daba cursillos prematrimoniales se jactaba de que lo primero que les decía a los novios era: “Las relaciones prematrimoniales están prohibidas”. Hay continuas llamadas a la heroicidad de los cristianos para conseguir esto. Si antes dije que había visto rehacerse varios matrimonios, también diré ahora que esta rigidez provocaba en muchos hermanos serios problemas de conciencia y sentimiento de culpa.

6. En el NC se respira un tufillo machista no acorde con estos tiempos. El padre de familia es el Obispo en su casa, bendice la mesa, dirige la oración dominical, etc. la mujer es importante, pero sobre todo para estar al cuidado de la prole.

7. Se rechaza de forma absoluta cualquier crítica hacia el NC que se reciba. Si la crítica o sugerencia se hace desde dentro del NC es prácticamente imposible que pase del responsable de tu comunidad o de tus catequistas directos, si viene de algún sector de dentro de la Igleasia, se recurre a lo de que “El Maligno se infiltra por cualquier sitio” y las que vienen de fuera, como no se pueden acallar, se convierten inmediatamente en “persecución”. Pero esto no era aplicable a Kiko. La de veces que habré oído que Kiko le había anunciado el Kerigma a no se cuantos obispos, (contado con cara de asombro y como diciendo ¡qué valor tiene! que les canta las cuarenta) y tú, si humildemente sugerías algo, te soltaban lo del Maligno y enseguida se ponían a rezar por ti.

Con relación al tema de si se trata o no de una secta, los puntos 1, 2, 3, 4 y 7 de arriba sí son propios de secta. Sin embargo, otras características de las sectas yo no las he experimentado. No tuve ningún problema para salir, creo más bien, que cuando por fin me fui, fue un alivio para las dos partes. En los temas del dinero, no tuve problemas, daba el diezmo libremente y cuando se pasaba una bolsa para los seminarios o para la evangelización de las familias nadie me preguntaba si echaba o no.

Perdonad el rollo, pero me resultaba muy dificil fraccionarlo.

"La 'misteriosa' desaparición de las vidrieras originales", artículo en EL MUNDO, 6-5-04

"La 'misteriosa' desaparición de las vidrieras originales", artículo en EL MUNDO, 6-5-04

Rouco dejó que Kiko Argüello rehiciera las cristaleras, adjudicadas en 1998 a un reputado artista mediante un concurso

http://www.elmundo.es/papel/2004/05/06/espana/1632930.html


JOSE MANUEL VIDAL

MADRID.- En enero de 1998, Manuel Ortega ganó un concurso para realizar las vidrieras de la catedral de La Almudena, en cuyo jurado estaban, entre otros, el cardenal Rouco Varela, el entonces presidente de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón y el entonces alcalde, José María Alvarez del Manzano. Hace cuatro meses, el propio Rouco las mandó retirar para que su amigo, Kiko Argüello, pudiese hacerlas a su gusto. Y se convirtió en el pintor y también en el vidriero de La Almudena y de la Boda Real.

«Esto es una cacicada sin nombre, una falta de respeto a un concurso público internacional, a una obra de arte y a la legalidad», dice, absolutamente indignado, Manuel Ortega Oyonarte, el hijo del vidriero. Su padre, Manuel Ortega, tiene 83 años y hace unos meses perdió a su mujer. Por eso, la familia aún no le dijo nada.«Si se lo decimos, se muere de tristeza», comenta su hijo, arquitecto, pintor y también vidriero.

El concurso de las vidrieras de La Almudena fue público e internacional.Y se presentaron 25 proyectos. En el jurado, además de los ya citados, estaban los miembros de la Junta Técnica de la catedral y su secretario, Alfonso Ramonet García. Tras ganar el concurso, Manuel Ortega y su hijo comenzaron a realizar las vidrieras: siete de la girola alta (las que ahora quitaron) y 40 en las diez capillas de las naves laterales.

Un trabajo brillante, según los expertos. Porque Manuel Ortega es un artista consagrado. Entre los mejores de su profesión.«Hoy por hoy, el más importante fresquista español», opina el crítico de arte Juan Ramírez de Lucas. De sus manos han salido retablos, murales, cerámicas y vidrieras de catedrales y capillas de Madrid, Soria, Segovia o Cádiz, y hasta de hoteles, como el Hotel Colón de Madrid y de Rota.

Según Ortega hijo, «desde el principio tuvimos problemas con el deán, Antonio Astillero. No nos quiso dar el acta del jurado, no quería certificarnos la obra, no quería que facturásemos y hasta les permitió hacer algunas vidrieras a Marta Valmaseda, Carmen Otero y Consuelo Perea, porque son del Opus Dei y éste donaba dinero para la catedral».

Tras «sufrir esta absoluta falta de formalidad del deán, del arzobispo y de toda esta gente», los Ortega colocaron sus vidrieras en La Almudena, pensando que, así, su arte tendría al menos un reconocimiento perenne. Pero sólo duraron cinco años. Hace cuatro meses, antes de que Kiko Argüello comenzase a pintar sus murales bizantinos en el ábside, «nos llamaron para decirnos que iban a quitar las vidrieras para que las hiciese Kiko y así darle coherencia al templo», cuenta Manuel Ortega.

Los Ortega contestaron que no estaban de acuerdo, «que el objetivo del concurso era precisamente unificar las vidrieras, que el concurso había sido fallado por el arzobispo, el presidente de la Comunidad y el alcalde de Madrid y que si retiraban las vidrieras, iban a manipular dicho fallo». Pero no les hicieron ni caso.Ni siquiera contestaron a su misiva.

«Es una locura. Siguen actuando como en la Edad Media. Lo que pasa es que Kiko presionó y consiguió lo irreparable: que se pasen por el forro de sus caprichos el fallo de todas esas personalidades», explica Ortega. Y las vidrieras de su padre están guardadas en la cripta de La Almudena. Y en su lugar, lucen las del fundador del Camino Neocatecumenal.

Las vidrieras de Kiko tienen, según Manuel Ortega, «un nivel tan bajo, que son inclasificables artísticamente. Además, no sólo no unifican, sino que añaden un nuevo elemento de distorsión en la estética de la catedral».

Y mientras Kiko Argüello publicita su obra a los cuatro vientos, los Ortega se sienten profundamente «humillados por el trato, por la pérdida del honor y del valor artístico». «Estamos profundamente dolidos, sobre todo por mi padre», dice Ortega hijo. Y para reparar su honor artístico mancillado van a interponer una querella contra el Arzobispado. «Lo peor será el día de la Boda Real, cuando mi padre vea que no están allí sus vidrieras».

-------------------

Kiko Argüello presentando las vidrieras:

http://fr.youtube.com/watch?v=lTlN21gHsck&feature=related

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

"Kiko, la cólera de Dios", reportaje en EL PAÍS, 29-6-08

"Kiko, la cólera de Dios", reportaje en EL PAÍS, 29-6-08

JESÚS RODRÍGUEZ 29/06/2008

http://www.elpais.com/articulo/portada/Kiko/colera/Dios/elpepusoceps/20080629elpepspor_3/Tes

Es el líder del movimiento neoconservador más poderoso de la Iglesia, con un millón y medio de seguidores en 106 países y 70 seminarios. Un iluminado carismático que defiende los postulados más intransigentes del catolicismo. Su grupo, los ’kikos’, se mueve en un completo secretismo. Así es Kiko y así es su movimiento.

 

A ver, majo, ¿quieres convertirte?

-Pero es que yo ya estoy convertido...

-¡Que está convertido, dice! ¡Ja, ja, ja! ¡Que está convertido! Lo que te quiero decir es si te quieres unir al Camino.

Cualquier momento es bueno para captar adeptos. La primera rueda de prensa en más de 40 años de Kiko Argüello, iniciador y responsable del Camino Neocatecumenal, el movimiento neoconservador más poderoso de la Iglesia católica, comienza y termina con los periodistas rezando en pie un padrenuestro. Algunos no se lo saben. Balbucean. El espectáculo es digno de contemplarse. Argüello, de 69 años, es un hombre seco, ligeramente encorvado, de barba luciferina, pelo blanco, rostro áspero y carmesí, y los ojos cargados. Viste un raído traje negro y camisa y corbata oscuras; se aferra a una Biblia cubierta por una funda negra de piel. En los momentos de tensión enciende sin parar cigarrillos sin filtro que machaca al instante. Tiene una voz de galán quebrada por el tabaco, los cánticos y miles de sermones. Recuerda al predicador de un western.

Es la tercera ocasión en la que pregunta al periodista si se quiere convertir. Con el brazo apoyado paternalmente sobre sus hombros. Ya le ha interrogado en otros encuentros sobre sus ideas religiosas -"¿crees en Dios?", "¿estás bautizado?", "¿cuántos hijos tienes?", "dame un beso"-. Por contra, todo son largas para conceder una entrevista razonable. Argüello desconfía de EL PAÍS. "¿Para qué queréis hacer un reportaje sobre el Camino si sois un periódico agnóstico y de izquierdas? ¿Para darme un palo? Aquí tengo guardados todos los países que hablan mal de mí y del cardenal [Rouco]. Los hermanos me han aconsejado que no hable con vosotros. Y si lo hago es porque os amo".

Argüello no dialoga con los medios de comunicación críticos con su línea político-religiosa -"¿para qué perder el tiempo?-. Con el resto, apenas. No concede entrevistas. Conseguir que concrete sus ideas es inútil, se escapa con farragosas experiencias vitales. Es un maestro del monólogo. Sus seguidores no saben dónde, cómo y de qué vive. La mayoría no le conoce personalemnte aunque financie el Camino con sus donaciones. El discípulo, una vez que supera el segundo escrutinio (un examen personal que se realiza pasados los primeros años en el Camino), debe entregar a la comunidad el 10% de sus ingresos: es el diezmo. Si su pareja está en el Camino, está también obligada a entregar el mismo porcentaje. Nadie sabe dónde va ese dinero ni cómo se administra. No hay facturas. Además, al final de cada celebración religiosa, uno de los hermanos pasa una bolsa de plástico (la llamada "bolsa de las inmundicias") donde cada uno aporta lo que puede: desde unos euros hasta una pulsera de oro o la escritura de un piso. La bolsa sigue circulando hasta que se obtiene la cifra prefijada por los responsables. Son unos minutos de suspense. ¿Cuántas vueltas dará? Durante la construcción del Domus Galilaeae, la grandiosa sede del Camino en Israel, el iniciador pidió 1.000 euros a cada uno de sus discípulos para terminar las obras. Mientras se pasaba la bolsa, el resto cantaba: "Fijaos cómo crecen los lirios del campo: ni trabajan, ni hilan. Y os digo que ni Salomón en todo su fasto estaba vestido como uno de ellos". Para avanzar en el Camino es imprescindible desprenderse de las riquezas.

Son los que engrasan económicamente su organización; sin embargo, rara vez se mezcla Kiko con sus seguidores de base. Viaja continuamente por todo el mundo. Dice que subsiste gracias a las limosnas. Al mismo tiempo tiene hilo directo con el Vaticano. Y para sus fieles, con el mismo Dios. "Kiko no se ha inventado nada, le ha inspirado el Espíritu Santo", dicen. Kiko Argüello es célibe y viste de negro, pero no es cura. "Nunca se pondría a las órdenes de un obispo", explica un antiguo seguidor. Predica, pero no tiene una formación teológica. Resuelve los conflictos existenciales de sus discípulos, pero no es psicólogo. ¿Quién es Kiko? Él se define como un artista. "Un pobrecillo, un pecador; el día más feliz de mi vida será cuando muera. Reza por mí". Si se le pregunta acerca del culto a la personalidad que gravita en torno suyo, su piel adquiere un tono encarnado y contesta con cara de pocos amigos: "En la Iglesia siempre hay alguien que inicia".

Tras escucharle en varios actos del Camino y hablar con él en un puñado de ocasiones, se saca la impresión de que Kiko Argüello es un iluminado ultraconservador que domina la palabra y el gesto; con un humor cambiante; místico, magnético y halagador. Y también portador de toda la cólera divina. "El infierno existe", remacha. Tenaz e insistente. Dotado, según un monseñor, de "una santa testarudez". Tremendista. "El anticristo está por llegar. Europa camina hacia la apostasía". Según él, perseguido. Un mártir en potencia. Transmite el mensaje que le ha comunicado Dios sin papeles ni fisuras. Con desparpajo. Sin florituras. Durante horas. En un lenguaje vulgar. De andar por casa. Describe el Camino como "este tinglado" o "este follón en el que estamos metidos". Habla desde las tripas, no desde la teoría. Dice lo que le sale. Lo que le brota. A veces de forma incoherente. Todo trufado con citas bíblicas. Canta, baila, pinta, entusiasma, interroga a su auditorio. "¿Quién no tiene un familiar divorciado?". "A ver, tú, cuéntanos tu vida. ¿Cuántos hijos tienes?". Es carismático. Lo más parecido a un telepredicador que tenemos en España.

Dice que los medios "de izquierdas" le manipulan políticamente. Pero su discurso es político. Cuando le preguntamos sobre la situación en España, contesta con desconfianza: "Lamentamos que las leyes de los socialistas rompan la familia. En los países nórdicos, los chavales se están suicidando a los 20 años porque proceden de familias rotas. Es el resultado del divorcio exprés".

En sus respuestas, Argüello condena radicalmente el matrimonio de las personas del mismo sexo. Los anticonceptivos. El aborto. La eutanasia. Y las ideas socialistas. Y el separatismo. Y a los religiosos progresistas. Y a los obispos tibios. Y a los jesuitas izquierdosos . Y a los curas que no ceden sus parroquias al Camino. Y a los monseñores poco complacientes. Es decir, a los que no piensan como él. Y él tiene las ideas claras. "Claro que existe el demonio; está entre nosotros, es un ángel caído".

-¿Y a usted también le ataca?

-Nos ataca a todos. Ha dominado a monseñores para que se pusieran en contra del Camino. Nos han hecho mucho daño. El demonio siempre está dispuesto. Si eres casado, está al acecho para que te enamores de otra. Pero en el Camino, los matrimonios no se separan. ¿Sabes por qué?

-Ni idea.

-Porque la relación de amor de los que tienen dentro vida eterna es distinta. Un matrimonio no se separa si tiene vida eterna. El amor de pareja progresa y madura; no es lo mismo la pasión de los novios que el amor de Cristo, que es un amor total.

-¿Y si le va mal a la pareja?

-Para eso están los hermanos de la comunidad. Cuando un matrimonio está en peligro, toda la comunidad reza por ellos; les llaman y apoyan, y se salvan.

Kiko Argüello ve el mundo en blanco y negro. La sexualidad es el eje de sus catequesis. La pornografía. La homosexualidad -"que es una enfermedad que se cura"-. El rechazo a los anticonceptivos -"el 25% de los preservativos falla"-. Incluso alerta por escrito del riesgo de tener hijas adolescentes: "Los padres están llamados a ser realistas, y a hablar a las hijas de los peligros a los que se exponen con ciertas modas de vestir (como minifaldas exageradas u ombligos descubiertos) si no quieren encontrarse después con la sorpresa de verlas un día embarazadas o, peor aún, descubrir que han abortado". En Roma, durante la rueda de prensa del 13 de junio, nos comenta que el Camino celebra sus eucaristías el sábado por la noche, entre otras cosas "para que los jóvenes no se vayan a las discotecas a fornicar y a drogarse; los jóvenes de nuestras comunidades no fornican, ni se drogan, ni se suicidan".

Está dispuesto a reevangelizar el mundo. Quiera o no quiera el mundo. Es su misión. Desde la vieja Europa hasta China, pasando por Latinoamérica y las antiguas repúblicas soviéticas. Ya ha enviado a miles de familias y de seminaristas a catequizar en los rincones más perdidos del planeta. "Apóstoles", les llama. Un cura español destinado en Roma recuerda su sorpresa al encontrarse en Kazajistán con una familia de kikos valencianos predicando puerta por puerta. "Estamos renovando la Iglesia. Somos lo más vivo de la cristiandad, los encargados de la nueva evangelización a través de pequeñas comunidades que viven como los primeros cristianos y avanzan juntas", explica Argüello.

Sostienen los que conocen a Kiko que es orgulloso, soberbio y autoritario. Se considera a la altura de cualquier purpurado. Controla férreamente su organización a base de círculos concéntricos que transmiten en el acto sus consignas. No tiene lugartenientes. No existe un directorio del Camino. Un jefe de prensa, un encargado de finanzas. Él es el iniciador. Nadie le cuestiona. Es el autor de los textos y símbolos. De la estética, música y canciones; ritos y prácticas; el lenguaje y la forma de vivir. Incluso del diseño de sus iglesias, cuyas pinturas de inspiración neobizantina él mismo ejecuta.

Sus seguidores son conocidos como los kikos. Una Iglesia paralela que cuenta, según Argüello, con un millón y medio de fieles divididos en 16.000 comunidades enclavadas en 6.000 parroquias de 106 países; con 3.000 sacerdotes, 1.500 seminaristas y 70 seminarios. Lo que no cuenta es que ya han entrado en las universidades y los colegios; en la Conferencia Episcopal, el Ejército y los medios de comunicación. Dirigen las agencias de noticias religiosas Zenith y H2O. Abarrotan las manifestaciones neoconservadoras contra los Gobiernos socialistas en Roma o Madrid. Son la infantería de la Iglesia más intolerante. Un ejército de resistencia a los cambios. A la cabeza, Kiko está siempre ideando estrategias y puestas en escena. Hay que llamar la atención. Conmover a los fieles. La rueda debe seguir girando. Le gusta esgrimir sus poderes. Ante sus fieles desgrana en voz alta una cosmopolita agenda agotadora. Y el contacto estrecho con los cardenales. Antes perseguido que irrelevante. "Ha llegado el momento de evangelizar", dice él.

Su biografía de líder visionario transcurre durante los 44 años que conducen de una chabola en Vallecas (Madrid), rodeado de gitanos, yonquis y prostitutas, armado con una Biblia y una guitarra, hasta las cenas con el Papa en las sombras del Vaticano. Hasta pintar los frescos de la catedral de Madrid. Hasta erigir una sede internacional a su imagen y semejanza en Israel, en el monte de las Bienaventuranzas, donde Jesucristo comenzó a predicar, que fue inaugurada por el propio Juan Pablo II en 2000.

No ha sido un trayecto fácil. Kiko Argüello ha trepado con esfuerzo. Y voluntad. Y con la idea de que ?Dios proveería?. En sus comienzos, algunos en la Iglesia le consideraron un hereje. Un luterano. Un loco. Un hippy empeñado en llamar la atención. Aún hoy, para muchos, es el creador de una secta intraeclesial; admitida por la jerarquía, pero siempre en el filo de la navaja. Con sus misas y celebraciones. Sus códigos internos y sistemas de captación. Y un absoluto secretismo sobre sus prácticas.

Los textos de Kiko, la transcripción de sus catequesis, con los que se guía el camino de todas las comunidades del mundo (los llamados mamotretos), no están al alcance de sus miembros de a pie. Sólo acceden a ellos los catequistas, su guardia de hierro. "El resto no los entendería", dice. "Hay que ir avanzando en el Camino". Son uno de los misterios del Camino. Pero en realidad, cuando por fin accedemos a esos famosos mamotretos, su contenido decepciona. Es más de lo mismo. Sus experiencias místicas y personales, su consabida visión catastrofista del mundo. Y una continua petición de dinero a sus fieles. Estas frases están extraídas de las catequesis de Kiko en España: "Alguno que tenga una herencia, alguno que tenga algo, que ponga aquí cinco millones de pesetas para construir el seminario de Madrid". "Hoy he leído una cosa que me ha hecho mucho daño, que el cantante Elton John es homosexual y que quería casarse con su amiguito, un chaval, y se le ha dado el matrimonio jurídico en Inglaterra". "La nulidad matrimonial es una trampa del demonio". "Entramos en una nueva era, y Dios nos está preparando para reevangelizar el mundo".

Recorrer el Camino de Kiko Argüello, llegar al verdadero bautismo, que se realiza por inmersión en el río Jordán, en Israel, con el sacerdote con la estola sobre el bañador, puede llevar a un cristiano entre 20 y 30 años. A lo largo de ese tiempo atravesará infinitos pasos, pruebas y exámenes. Celebraciones y convivencias. Ritos y exorcismos. Renunciará a las riquezas. Al éxito. A los afectos. Desnudará sus flaquezas ante los hermanos colocados en círculo en torno suyo. Se humillará ante ellos. El catequista, el guía, tiene un poder absoluto sobre el catequizado, que le debe obediencia. Una antigua seguidora de Kiko lo explica así: "Nos modelan tanto los sentimientos que consiguen que en unos años seas capaz de dejar pareja, hijos, trabajo, dinero..., lo que sea, si te lo exige un catequista. Y si no cumples alguna de sus exigencias eres expulsado de la comunidad". Los catequistas son descritos por otro ex kiko como "gente dura, controladora, intransigente, que modifica la mentalidad de sus discípulos". Cuando se le pregunta a Argüello qué formación tienen los catequistas para encauzar psicológica, laboral, sentimental, económicamente la vida de los miembros de la comunidad, responde molesto: "¿Qué preparación van a tener? Una preparación maravillosa. En una comunidad no necesitan más; ni psicología, ni nada. Ya tienen las 3.000 páginas del mamotreto para realizar su misión". Nadie sabe muy bien si alguna vez concluye el Camino.

Todo es obra suya. Ese espeso cóctel en el que se mezclan las prácticas de los primitivos cristianos con la tradición hebrea; las prácticas evangélicas de interpretación literal de las Escrituras con las terapias de grupo; las guitarras, las palmas y las danzas con las fórmulas de predicar itinerantes de las sectas protestantes. Sin olvidar la similitud ideológica con los Cristianos Renacidos estadounidenses, que auparon al poder a George W. Bush.

Todo es obra de su imaginación. Y según sus seguidores, del Espíritu Santo. Por eso, el pasado 13 de junio en Roma, Francisco José Gómez de Argüello, alias Kiko Argüello, estaba feliz. Nervioso y agotado, pero feliz. Esa mañana, monseñor Stanislaw Rilko, presidente del Pontificio Consejo de los Laicos, había puesto por fin su firma sobre el Decreto de Aprobación del Estatuto del Camino Neocatecumenal por orden del Papa. Suponía la plasmación canónica de los kikos, de sus fines y sus prácticas. El Vaticano había transigido. Kiko Argüello pasaba por encima de sus críticos como una apisonadora. Lo ha logrado. Dar forma legal a una organización que está basada en la indefinición más absoluta. Ha conseguido que el Camino Neocatecumenal no sea definido por la Santa Sede como una asociación religiosa, ni una orden, ni una fraternidad sacerdotal, ni siquiera un grupo laico. El Camino no se parece a nada dentro de la Iglesia. Es "un itinerario de iniciación cristiana". Imposible algo más etéreo. No tiene personalidad jurídica ni patrimonio. "Somos algo más profundo que una asociación. Administramos bienes espirituales", dice Kiko. "El Papa y Rilko querían que fuésemos una asociación. Y yo, ¡que no, y que no, y que no!".

El Camino Neocatecumenal es un misterio. No tiene una elegante sede social en Roma como los jesuitas o el Opus. Los kikos no tienen a la vista del público más que un par de discretas sedes situadas en dos sótanos desnudos de Roma y Madrid. Aunque sus seguidores y ex seguidores hablan de numerosas propiedades inmobiliarias en Italia y España. A comienzos de los noventa (al parecer, bajo la inspiración del cardenal Suquía) crearon una organización denominada Fundación Familia de Nazaret para la Evangelización Itinerante, que, según sus estatutos, registrados en el Ministerio de Justicia en 1993, está dedicada a "sostener la actividad evangelizadora itinerante de los miembros pertenecientes al Camino Neocatecumenal. Especialmente los desplazados en zonas descristianizadas". Los recién aprobados estatutos del Camino prevén que se constituyan otras fundaciones similares en otras diócesis para canalizar sus ingresos.

Más allá, el Camino no responde de sus actos ante nadie. Es un método de formación católico al servicio de los obispos. Los kikos prestan sus servicios a la Iglesia a cambio de desmontar la Iglesia anterior e implantar la suya. Llegan a una parroquia, piden permiso al párroco, programan catequesis, montan comunidades y comienza el camino. Circulan en paralelo. Son los elegidos. Muestran a sus fieles, divididos en pequeñas comunidades estancas (que rara vez se mezclan con otras comunidades, y menos aún con los fieles de la parroquia tradicional), su particular visión de cómo alcanzar el paraíso al tiempo que fiscalizan su vida. Para los kikos, más allá del Camino no hay nada. Fuera está el "mundo". Y es malo. Y no es posible ser feliz si no se está en el Camino. Ése es el mensaje que reciben durante décadas los hermanos. Sus hijos, a los nueve años, tras la primera comunión, comienzan a asistir a sus actos litúrgicos, y a los 13 se incorporan plenamente a una comunidad. No conocerán otra forma de vida. Ni en su casa, ni en la parroquia. Por eso es tan difícil romper con Kiko. Tras años de recorrido en comunidad, ya no queda nada fuera del Camino. Ni amigos, ni amor, ni salvación posible. A los que lo abandonan se les denomina rebotados, en la jerga de Argüello. Y se les profetiza que "la sangre de Cristo caerá sobre ellos". Cuando un hijo abandona el Camino, los catequistas prohíben a los padres que vuelvan a tener contacto con él. Y viceversa.

¿Es una secta? En la Iglesia católica, nadie se atreve a lanzar esa acusación. El Camino está bendecido por el Vaticano. Por eso, algunos prefieren hablar de "comportamientos", "prácticas", "individuos sectarios". Sin embargo, contemplar en la noche del último Sábado Santo, el 22 de marzo de 2008, durante la vigilia pascual, a los miembros del Camino en ayunas, en penumbra, ataviados con túnicas blancas, portando cirios, cantando durante horas, bautizando a sus hijos por inmersión, bailando en círculo hasta que sale el sol..., consigue que uno sienta cierto desasosiego.

A comienzos de los sesenta, Argüello era un joven artista madrileño de buena familia, agnóstico confeso, que durante una crisis existencial, que le llevó "a las puertas del suicidio", se marchó a vivir con los gitanos de las barracas de Palomeras Altas, un suburbio de Madrid. El mismo camino que habían seguido a raíz del Concilio Vaticano II muchos curas decididos a encontrar a Dios entre los pobres. Algunos acabarían en la izquierda. Kiko, no. Kiko sufrió en las chabolas una conversión personal. No social. Sintió la llamada de Dios. Lloró durante horas. Como buen converso, se haría más papista que el Papa. Según explica el especialista en temas religiosos Jesús Bastante, "el converso, como san Pablo, cuando encuentra la verdad rechaza radicalmente su vida anterior. Adquiere conciencia de que la sociedad es perversa. Renace. Y como san Pablo, pasa de perseguir cristianos a perseguir paganos". Hoy, Kiko afirma que el 70% de sus seguidores eran cristianos no practicantes antes de conocer el Camino. Hoy son neoconversos.

Tras la "revelación" había llegado el momento de que Kiko pusiera en práctica sus teorías. Había que reevangelizar a los cristianos durmientes. Conducirles a un nuevo bautismo. Era 1964. Entraría en contacto con grupos emergentes de católicos posconciliares y con sacerdotes; nunca se adaptaría a la disciplina de los otros. No quería estar bajo nadie. Siempre deseó ser el centro de atención. Absorbería las prácticas de cada grupo. La terminología. Y la forma de estructurarse. Y luego, él, un artista, le daría forma propia. Empezando por la misa. Comulgarían sentados con auténticos pan y vino. Cantando las canciones de Kiko. Explicando sus experiencias en público. Había que vender el producto. Él sabía cómo.

En las barracas de Vallecas, Kiko se va a encontrar en aquellos primeros compases de su carrera a la que ha sido su compañera, álter ego y coiniciadora del Camino Neocatecumenal durante cuatro décadas, Carmen Hernández, una monja de su generación, de familia adinerada, licenciada en teología, que desde niña había querido ser misionera, pero nunca se había sometido a la disciplina de las órdenes religiosas. "Éramos dos inadaptados; que todo saliera bien es un milagro", describe Argüello. Kiko aportaría al Camino su carisma, sus dotes interpretativas y su inquietud. Carmen Hernández, la base doctrinal de la que Argüello carecía. Unirían sus fuerzas. La relación entre ellos es uno de los grandes arcanos (uno de los términos favoritos del Camino) de los kikos. Sus seguidores te explican enseguida que ambos no son pareja. Es cierto, él es el líder. Pero ella no está dispuesta a quedarse sin su minuto de gloria. Es la voz de su conciencia. En público y en privado. Y le machaca a conciencia.

Día 22 mayo de 2008. Parroquia de Santa Catalina Labouré, Madrid. Esta iglesia, inaugurada en 2003 por el cardenal Rouco, resume el ideal estético de Argüello. El que pretende implantar en sus parroquias. "Kiko es un genio", explica Mattia del Prete, uno de los arquitectos del Camino. Mármol blanco, cúpulas doradas, moqueta azul eléctrico, pinturas al fresco del propio Kiko. El altar, en el centro; los bancos, alrededor, y una pequeña piscina para el bautismo por inmersión. Los iconos, el cáliz, la copa del vino, la cruz alzada, las flores sobre la mesa, la funda de orfebería que cubre los evangelios, todo es obra de su mente de artista. No es fácil entrar en sus celebraciones privadas. Son a puerta cerrada. Esta noche, el iniciador se reúne con sus seguidores más antiguos. Van ataviados con túnicas blancas de lino. Menos el periodista. Y Kiko, siempre de negro. Habla durante horas. Sin embargo, dentro de la más pura tradición de las parejas cómicas, sus frases son respondidas, criticadas, incluso ridiculizadas en voz alta por Carmen Hernández, la coiniciadora, sentada a su espalda. Estamos en familia. Nadie parece sorprenderse. Pero las réplicas humorísticas de Carmen durante los actos públicos y la misma rueda de prensa en Roma sonrojan al no prevenido. En un momento dado, Carmen profiere: "Yo digo la verdad y tú te la inventas". Kiko se echa las manos a la cabeza, pone los ojos en blanco, mira al cielo y solicita la misericordia divina. Ella se ríe con socarronería: "Confiesa, Kiko. Lo único que quieres es que los periodistas te hagan la foto. Aquí tenéis a san Kiko".

¿Cómo ha logrado esta singular pareja conseguir tanto poder en la Iglesia católica? El ascenso imparable de los kikos no se puede entender sin dos causas: el crecimiento imparable de sus miembros por la desaforada política demográfica del movimiento (una mujer debe tener todos los hijos que Dios le mande) y por el apoyo incondicional de Juan Pablo II a lo largo de sus 27 años de reinado.

En cualquier celebración de los kikos, durante el tiempo en que relatan sus experiencias vitales, cada interviniente se presenta con su nombre de pila y el número de hijos que ha traído al mundo. "Cuatro, cinco, seis, siete". A medida que el número asciende, un murmullo de aprobación se extiende por los bancos de la iglesia. Cuando un hermano afirma "tengo 10", brotan los aplausos. Según Argüello, los miembros del Camino tienen el promedio más alto de hijos de la cristiandad, "cinco por familia". En 44 años de Camino se han incorporado a las comunidades miles de hijos y nietos de los primeros seguidores. El crecimiento de sus filas ha sido exponencial. Hoy abarrotan sus celebraciones. Después de cada acto multitudinario, con las masas enfervorizadas por la catequesis de Kiko, el iniciador pide vocaciones: "¡Que levanten las manos los hermanos que quieran ir al seminario!". En el fragor del momento, enardecidos, decenas de jóvenes se alistan sin pensarlo. Muchos marcharán por el mundo como predicadores ambulantes financiados por el Camino. Otros se convertirán en sus sacerdotes. Y los obispos, emocionados. ¿Quién le va a negar nada a Kiko?

Juan Pablo II fue el más entusiasta de esos obispos. El primero de ellos. Cuando Karol Wojtyla llega al Vaticano, en 1978, se encuentra las iglesias y los seminarios vacíos, a las órdenes tradicionales (jesuitas, dominicos, franciscanos) coqueteando con la teología de la liberación, y a un clero diocesano anciano y en desbandada. Wojtyla era el resultado de la guerra fría; concebía una Iglesia de resistencia al comunismo. "Y desde el primer momento, su idea es reevangelizar Europa. Y ve que con las órdenes antiguas no puede contar", explica un sacerdote español. "Se encuentra solo. Hay un vacío de espiritualidad, y aparecen providencialmente los nuevos grupos neocon [Opus Dei, Focolares, Comunión y Liberación, San Egidio, los kikos], formados por laicos con una concepción de la Iglesia similar a la suya, y tira de ellos. Y éstos no sólo le llenan los estadios, sino que son un antídoto contra la teología de la liberación y la proliferación de sectas evangelistas en Latinoamérica, y para predicar en los antiguos países comunistas. Y le profesan una fidelidad perruna".

Kiko y Wojtyla son almas gemelas. Quieren reevangelizar la cristiandad. Y son dos antiguos actores aficionados. Conocen la importancia de la imagen. Según relata un monseñor, Carmen y Kiko se trabajan a Juan Pablo II a conciencia. Son maestros en el arte del halago. En cuanto el Papa abre su ventana, llueva o nieve, se encuentra un grupo de kikos con guitarras entonando en su honor. Los kikos cantarán a Wojtyla en cada celebración multitudinaria a la que asista en cualquier rincón del mundo. Cada domingo, Carmen Hernández se encuentra con el Papa mientras visita las parroquias de Roma como obispo de la diócesis. Se convierte en una presencia habitual. Kiko y Carmen llegarán a penetrar en la intimidad del Papa y a compartir cenas privadas. Le hablarán con su crudeza habitual de la situación de la Iglesia. Y le darán informes sobre la fidelidad de los obispos. Previamente, la pareja se ha ganado para su causa al poderoso secretario del Papa, el sacerdote polaco Stanislaw Dziwisz. Cuando éste sea creado cardenal, en 2006, estarán en primera fila, y el nuevo purpurado rodeará fraternalmente a Carmen con el brazo. Ella confirma que siguen siendo muy amigos: "Nos ha invitado a Cracovia y me trata como a una reina. Incluso me invita a marisco".

En 1990, en contra de la opinión de algunos obispos que desconfían de las prácticas del Camino, Juan Pablo II hace pública una carta de reconocimiento que supone su visto bueno a los kikos. En el documento exhorta a los obispos a valorar y ayudar a su obra. En otras palabras, les ordena que le abran las puertas de sus parroquias. Un seguidor del Camino sospecha que la carta fue redactada por el mismo Argüello, que se la dio a firmar al Papa. Era el gran espaldarazo.

El iniciador despliega esa misma estrategia de seducción en la década de los noventa con el episcopado español. Especialmente en Madrid, donde Antonio María Rouco Varela llega al arzobispado en 1994. Por un lado, le halaga y abduce; por otro, le ofrece resultados: el seminario, lleno; las parroquias, activas; plazas abarrotadas, y una parcela importante de poder de cara a Roma. Rouco se entrega con armas y bagajes. Se convertirá en su aliado. Pondrá a su disposición sus finas dotes de canonista en la elaboración de los estatutos (que son redactados entre 1997 y 2002), le permitirá abrir un seminario y le encargará la realización de los frescos de la catedral de Madrid en 2004. En el palacio episcopal de la capital corre un chascarrillo al respecto: "Rouco quiere pasar a la historia como el cardenal que encargó terminar su catedral a un santo". Tampoco hay que olvidar los generosos donativos del Camino al arzobispo para terminar la catedral.

Y sobre todo, Kiko proporcionará a Rouco influencia política. En un encuentro en Roma en octubre de 2007, durante la beatificación de 468 religiosos asesinados en la Guerra Civil, Argüello propondrá al cardenal organizar una gran manifestación en Madrid "en defensa de la familia cristiana". Quedan tres meses escasos para las elecciones generales. Las encuestas dan un empate técnico PP-PSOE. Rouco duda. Le parece precipitado. Kiko le tranquiliza: "Don Antonio, yo le pongo 300.000 kikos en Colón". Rouco accede. El acto se fija el 30 de diciembre. Asisten varios cardenales y 42 obispos.

El supuesto acto religioso se convierte en una manifestación política contra el Gobierno de Rodríguez Zapatero y sus iniciativas como el matrimonio homosexual o la asignatura de Educación para la Ciudadanía. La tribuna se alza sobre un icono pintado por Argüello. Los organizadores acusan a Zapatero de "romper la familia". El cardenal García-Gasco va más lejos: "El laicismo radical puede llevar a la disolución de la democracia y no respeta la Constitución", brama. Kiko cierra el acto con su guitarra. Y lanza una señal de alarma: "Estos Gobiernos ateos y laicos nos quieren hacer creer que nuestra vida no va a ningún lado. Pero va al cielo".

El Partido Socialista ganará las elecciones el 9 de marzo de 2008. Y el papa Ratzinger toma nota. No quiere líos con el Gobierno español. Presión, la justa.

Con la aprobación de los estatutos del Camino Neocatecumenal el 13 de junio con mínimas modificaciones por parte de la Santa Sede en torno a la peculiar naturaleza del movimiento, su líder, Kiko Argüello, ha logrado todo lo que se propuso hace 44 años. Es uno de los hombres más poderosos de la Iglesia. La cabeza visible de los neoconservadores. Con un millón y medio de seguidores dispuestos a tomar las calles y las parroquias. Un fabricante de familias numerosas, misioneros incondicionales y sacerdotes adeptos que ya comienzan a ascender al obispado. Sin embargo, su relación con el Sumo Pontífice, Benedicto XVI, no tiene la complicidad que disfrutó con Wojtyla. El papa Ratzinger, un eminente teólogo que ya tuvo que bregar con Argüello cuando era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, es decir, el encargado de la ortodoxia, observa con distancia sus andanzas. Y ha preferido repartir parcelas de poder entre las órdenes tradicionales y los neocon. Una de cal y otra de arena. Una línea que comparten ciertos obispos críticos (o celosos) con el auge de Kiko. En esa línea, el Camino Neocatecumenal ya ha tenido problemas con las conferencias episcopales de Israel y Japón por las particulares prácticas litúrgicas y proselitistas de sus miembros. Muchos se preguntan qué será del Camino cuando Argüello, el líder carismático indiscutido, el alma y acuñador de la liturgia y la estética, fallezca sin un heredero. "Nada será lo mismo sin Kiko", dicen.

En ese sentido, un chiste recorre las comunidades del Camino. Argüello está en el lecho de muerte y un grupo de sus seguidores le visita para informarle de que están construyendo un panteón en Galilea para enterrarle como un patriarca. Kiko se incorpora, sonríe con sorna y les contesta: "No os compliquéis la vida, hermanos; para tres días que voy a estar muerto?".

"Las pinturas de Argüello en La Almudena no son originales". ELSEMANALDIGITAL.COM, 06-05-04

"Las pinturas de Argüello en La Almudena no son originales". ELSEMANALDIGITAL.COM, 06-05-04

Imagen:

IZQUIERDA: Iglesia del seminario diocesano Redemptoris Mater en Santo Domingo (República Dominicana).

DERECHA: Dos de los murales pintados por Kiko Argüello en la Catedral de la Almudena de Madrid. La copia se repite en las otras cinco pinturas.

 

RÉPLICA DEL SEMINARIO DE ARROYO HONDO

6 de mayo. El Seminario Misionero Archidiocesano Redemptoris Mater de Santo Domingo, en la República Dominicana, se halla situado en Arroyo Hondo, en las afueras de la ciudad.

Se trata de una de las principales obras pastorales del cardenal Nicolás López Rodriguez, quien a sus 67 años, tras veinticuatro como arzobispo de Santo Domingo (primera diócesis americana) y trece como cardenal, es uno de los prelados de mayor peso en la Iglesia iberoamericana. El seminario es uno de los principales del continente, en él estudian un centenar de alumnos, y alberga el Pontificio Instituto Juan Pablo II para el Matrimonio y la Familia, con sede principal en Valencia.

No ha sido tarea fácil edificar las importantes instalaciones de este centro. Apenas hace un año se hacía un llamamiento público para superar algunas dificultades económicas, a la cual respondió la generosidad de los católicos tanto dominicanos como de fuera del país. La fundación del seminario fue una sugerencia del mismo Juan Pablo II al cardenal López Rodríguez, quien firmó en 1991 el decreto de erección. Se construyó según las directrices del fundador del Camino Neocatecumenal, Kiko Argüello, y el Papa lo visitó, en plena construcción, durante su viaje a la República Dominicana en octubre de 1992.

Uno de los edificios del complejo que forma el seminario es la iglesia. En su interior, y decorando las paredes del templo en torno al altar, una serie de pinturas de Kiko Argüello representan distintos momentos de la vida de Jesucristo.

El número de pinturas es mayor que en el ábside de la catedral de Madrid. Pero las siete de la Almudena son una reproducción exacta, copia fiel y milimétrica, de las de Santo Domingo: el Pantocrátor central, y los cuadros que representan el Bautismo, la Transfiguración, la Crucifixión, la Resurrección y la Ascensión de Cristo, y Pentecostés.

La obra fue solemnemente bendecida por el cardenal de Madrid, Antonio María Rouco Varela, el pasado 28 de abril, con la presencia e intervención del autor.

La aportación pictórica de Kiko Argüello al templo madrileño había despertado ciertas críticas en cuanto a su calidad artística, y tampoco se entendía bien la absoluta heterogeneidad que presenta con las vidrieras de la girola, también obra de Argüello. Sin embargo, lo que a muchos ha parecido en verdad sorprendente es que la catedral de La Almudena no pueda lucir un ábside decorado ex profeso para ella, y deba conformarse con la copia de un modelo ajeno.

Noticias relacionadas:

La diócesis será demandada por las vidrieras de Argüello

Manuel Ortega ha trabajado para diversas iglesias y diócesis
_____

Artículo original en ELSEMANALDIGITAL.COM

"Si Cristo volviera, sería el primero en firmar la retirada de crucifijos en los lugares públicos", artículo de opinión en ELPLURAL.COM, escrito por Enric Sopena, 27-11-08


ENRIC SOPENA

27/11/2008

El Vaticano, a través del arzobispo Gianfranco Ravasi, presidente del Consejo Pontifico de Cultura, ha lamentado la sentencia de Valladolid que ordena retirar los crucifijos de una escuela pública. La jerarquía eclesiástica española también ha manifestado su oposición a esta medida. El cardenal de Toledo, Antonio Cañizares, achaca lo sucedido a la cristofobia. El mismo vocablo utiliza el escritor español Juan Manuel de Prada, colaborador habitual de L´Osservatore Romano y del diario ABC.

El arzobispo Ravasi, según la versión de ABC, define el crucifijo como “el mayor símbolo del dolor de las víctimas del poder y de la violencia”. No le falta razón a Ravasi. Cristo fue condenado a muerte y ejecutado brutalmente en una cruz porque se enfrentó abiertamente al poder. Su juicio fue una farsa. Estaba condenado a la pena máxima antes de iniciarse la burda parodia. Cristo, en efecto, fue un rebelde y un activista con voluntad de poner patas para arriba al statu quo de su época.

“Sepulcros blanqueados”
Arremetió contra los máximos dirigentes religiosos y/o políticos de entonces –los escribas y los fariseos- a los que atacó sin contemplaciones. “Hipócritas” y “sepulcros blanqueados”, les dijo reiteradamente. Atacó sin pausa a los ricos y a los poderosos. Escogió como amigos suyos a los más pobres. Plantó cara al gobernador romano, Poncio Pilatos. Y al rey de los judíos, Herodes, que era un rey títere al servicio del emperador de Roma. Predicaba el pacifismo y no se defendió con arma alguna ni dejó que nadie lo hiciera por él. Ni siquiera Pedro.

Siniestra teoría
Repudió la siniestra teoría del ojo por ojo y diente por diente. Iba al fondo de los problemas y eludía una visión superficial y acomodaticia de las cosas. No le interesaba la letra de las leyes y de los preceptos, porque proclamaba –en medio de la ira de los mandamases- que el hombre no había sido hecho para el sábado, sino era el sábado el que había sido hecho para el hombre. Le irritaban profundamente aquellos que habían transformado el templo en negocio de mercaderes. Protegió a la mujer adúltera y evitó que la lapidaran con una reflexión admirable: “Quien esté limpio de culpa que tire la primera piedra”. Su doctrina –la suya, la que puede leerse en los Evangelios- está perfectamente sintetizada en el sermón de la Montaña o las Bienaventuranzas.

No era un conservador ni mucho menos
No era Cristo un conservador ni mucho menos. Era, por el contrario, un revolucionario o, si se prefiere, un reformista, que quería transformar la sociedad y establecer la justicia en base a principios tan sublimes como el del amor al prójimo. Estaba a favor del amor y en contra totalmente de la violencia y del odio. En una sociedad patriarcal y machista, prodigó numerosos gestos de respeto igualitario a las mujeres en relación con los hombres. Por todo esto lo mataron.

Argumento oportunista
El argumento del arzobispo Ravasi es hábil pero oportunista. La cúpula de la Iglesia católica se niega a asumir el verdadero perfil de Cristo y lo proyecta como un ser etéreo, instalado en el paraíso celestial y alejado de la vida cotidiana de los seres humanos. Exigen papas, cardenales, arzobispos y obispos que los crucifijos y los símbolos religiosos sigan en las escuelas y olvidan, sin embargo, que el crucifijo ha sido utilizado a lo largo de siglos y siglos como coraza de persecuciones y de guerras. O como aval y garantía de reyes y gobernantes absolutistas, crueles y sin escrúpulos. La cruz y la espada han ido juntas demasiado tiempo.

Los obispos y Franco
¿Cuál era el acta del juramento de fidelidad que prestaban los obispos ante el Jefe del Estado en la España franquista? Los supuestos representantes de Cristo decían en su toma de posesión: “Ante Dios y los Evangelios, juro y prometo, como corresponde a un Obispo, fidelidad al Estado español. Juro y prometo respetar y hacer que mi Clero respete al Jefe del Estado y al Gobierno establecido (…) Juro y prometo, además, no tomar parte en ningún acuerdo ni asistir a ninguna reunión que pueda perjudicar al Estado español y al orden público (…) Preocupándome del bien e interés del Estado español, procuraré evitar todo mal que pueda amenazarle”.

La cristofobia
La cristofobia, señores Cañizares y De Prada, la fomentaron ustedes y la continúan fomentando al manipular la figura de Cristo. No han pedido aún por tamaña patraña ni disculpa ni perdón. ¿Por qué hablan en nombre de Cristo? Si Cristo volviera a este mundo, y viajara a España, sería el primero en firmar que los crucifijos fueran retirados de los colegios y de los lugares públicos. Lo tenía muy claro y han pasado más de dos mil años: “Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. Me temo que, de regresar al planeta Tierra, Cristo correría graves riesgos. O lo excomulgarían por hereje indomable o lo conducirían otra vez al Gólgota. La Inquisición, que torturaba y después llevaba a la hoguera a los malos, lo hubiera quemado tras un nauseabundo auto de fe.

Enric Sopena es director de El Plural

http://www.elplural.com/opinion/detail.php?id=27721

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres